Saltar al contenido
Formaciongcc

Lo que debes saber sobre las empresas de recobro.

9 junio, 2020
Empresas de recobro de deudas. queson y como funcionan las empresas de recobro.

Cuando un cliente deja de cumplir con los compromisos de pago adquiridos con una empresa se convierte en un deudor. En ese momento la empresa que ofrece los productos o servicios se transforma en la empresa acreedora y debe buscar la forma más eficiente de hacer que el deudor pague su deuda. Actualmente la estrategia más utilizada por las empresas acreedoras es recurrir a empresas de recobro de dudas.

¿Qué son las empresas de recobro?

Las empresas de recobro son las empresas encargadas de hacer de  intermediarias entre una empresa acreedora y el cliente que ha adquirido una deuda (el deudor). Ya sea por servicios como telefonía,  gas, electricidad,  por pago de hipoteca  o por la adquisición de algún producto a crédito. Estas empresas se dedican al recobro de dudas.

El propósito principal  de una empresa de recobro es reclamar al deudor el pago de las deudas que tiene con el acreedor. Por lo que para la empresa acreedora, una empresa de recobro es una herramienta para conseguir que los clientes paguen sus deudas sin necesidad de llegar a acciones legales.

Por qué las empresas acreedoras recurren a una empresa de recobro para reclamar sus deudas.

Existen muchas razones para que una empresa acreedora decida confiar el cobro de una deuda a una empresa de recobro. 

La razón principal suele ser el ahorro de costes:

El gasto de recursos humanos y materiales en el que incurre una empresa acreedora para realizar las gestiones de intento cobro de facturas puede llegar a ser realmente alto. Además puede convertirse en uno de los costes más altos para la empresa. Por lo que la especialización de las empresas de recobro sobre todo los call center que se dedican a esta actividad, dan una alternativa más económica para las acreedoras.

Por otro lado está la comodidad y el foco en las actividades principales:

Derivar la gestión de cobro a una empresa especializada le permite a la empresa acreedora concentrarse en lo importante. Cómo por ejemplo mejorar el servicio o producto que ofrecen. El esfuerzo de perseguir a los deudores supone un gasto de tiempo que les distrae de los objetivos prioritarios.

Además otra razón importante es la efectividad que ofrecen las empresas especializadas

Derivar la gestión de recobro a un call center de recobro, les proporciona a las acreedoras una tasa más alta de recuperación que si lo hicieran por su propia cuenta. Esto está relacionado al hecho de que la empresa de recobro invierte todos sus esfuerzos en recuperar la deuda mientras que la empresa acreedora tiene que preocuparse por otras cosas.

Por último, en algunos casos contratar,  con una empresa especializada en el recobro le permite a la acreedora asegurar ciertas cantidades de dinero.

Algunas empresas de recobro ofrecen la posibilidad de comprar la deuda  de una cartera de clientes. Lógicamente por un precio inferior al que pueden recuperar. Sin embargo con este convenio ambas empresas se benefician. El acreedor por su parte obtiene el dinero que satisface sus objetivos y la empresa de recobro gana una cantidad ya que lo que va a recuperar es más de lo que pagó por la deuda.

¿Son legales la empresas de recobro?

la Respuesta es Si. Las empresas de recobro de deudas tienen el derecho legal de acceder a los datos personales de un deudor y actuar en nombre de la empresa  acreedora para reclamarte el pago de la deuda. Por supuesto debe atenerse a la normativa sobre protección de datos. Por lo que podrá utilizar los datos del deudor  sólo para obtener el cobro de lo debido sin vulnerar su  privacidad ni el secreto de los datos. Además debe existir un contrato entre la empresa acreedora y la empresa de recobro. Y por supuesto debe existir un contrato donde el deudor autoriza a la empresa acreedora al tratamiento de sus datos personales.

Adicionalmente para que sea legal el recobro de la deuda deben cumplirse otros requisitos:

  • Que la deuda sea cierta, vencida y exigible y que haya resultado impagada.
  • Que la empresa acreedora pueda demostrar la existencia de la deuda.
  • Haber realizado  un requerimiento previo de pago,antes de la inclusión del deudor en el fichero morosos.
  • La empresa acreedora deberá informar al deudor que ha sido incluido e el fichero de morosos con un plazo máximo de 30 días desde la inclusión.

¿Están seguros mis datos personales en este tipo de empresas?

En cierto que algunas  empresas de recobro emplean técnicas abusivas contra los deudores, y hasta pueden llegar a divulgar datos personales sin el consentimiento de éste, violando los reglamentos de protección de datos. Como por ejemplo en los casos donde informan de la deuda a los familiares y peor aún hasta pueden llegar a informar a los compañeros de trabajo o sus supervisores como medida de presión. Pero esto es ilegal.

Para evitar esta situación los países tienen organismos encargados de la protección de datos, en españa por ejemplo   la Agencia Española de Protección de Datos es la encargada de velar por el cumplimiento de esta ley.

Si recibes llamadas de una empresa de recobro y consideramos que algunas de estas condiciones no se han cumplido deberías saber como actuar. 

Cómo actuar ante una empresa de recobro de deudas

Cuándo debes dinero a una empresa (empresa acreedora) lógicamente esta hará todo lo posible por recuperar la deuda. En principio puede ser la propia acreedora quien se ponga en contacto contigo. Pero cuando pasa el tiempo y nos has realizado el pago lo mas seguro es que deriven la deuda a una empresa especializada para recuperarla.

En cualquier caso si te contacta una empresa sea la acreedora o una de recobro puede existir dos escenarios.

El primero que la deuda no exista:

Puede que ya hayas pagado tu deuda y te vuelven a llamar. O simplemente es una confusión de datos y no tienes ni has tenido deuda alguna con la empresa.

En esa situación lo más recomendable es conversar con el teleoperador de cobranzas que te llama. Y solicitar los datos exactos a donde debes dirigir el correo electrónico o la carta donde especifiques que no tienes una deuda.

Si se trata de una deuda que ya has pagado. Lo mas seguro es que debas enviar el soporte (recibo del banco por ejemplo) donde se evidencie que ya has solventado la deuda.

Si se trata de una deuda que nunca ha existido. Debes solicitar toda la información necesaria y cuáles son los mecanismos para regular tu situación ante la empresa. Esto puede resultar una molestia para ti, sobre todo si nunca has tenido deudas. Pero si ya estás en esa situación lo mejor es solucionarlo cuanto antes porque con toda seguridad te van a seguir llamando.

Si además te han incluido en el fichero de morosos debes enviar un correo al fichero a la agencia de protección de datos de tu país para que retiren tu nombre de la lista. Una molestia extra es verdad.

Si la deuda existe.

Si la deuda existe la recomendación inicial es pagarla. Puedes aprovechar cualquier oferta que haga la agencia de recobro que por lo general son reducciones de la deuda o la posibilidad de realizar el pago a plazos. En este caso pagar la deuda o negociar con la empresa a la que debes dinero son tus dos únicas opciones.

Sin embargo tienes opciones que te pueden ayudar a pagar. Por ejemplo solicitar minicréditos. Algunas entidades como la ASNEF (en españa) ponen estos minicréditos a tu disposición. 

Si no puedes pagar y sientes que la situación se está saliendo de control.  Si la empresa de gestión de cobro está infringiendo la ley llamado en horarios no permitidos. Además están usando técnicas abusivas como divulgar tus datos personales y divulgar tu deuda. Entonces hay instituciones gubernamentales que se ocupan de regularizar y puedes con todo derecho presentar tu denuncia. En España puedes hacer la denuncia en la oficina del consumidor más cercana y  la Agencia Española de Protección de Datos se encarga de velar por la protección de tus datos.

Otras empresas como  iMorosity se ocupan de evitar esas situaciones y te asesoran con los mecanismos legales para poder salir de tus deudas.